Web Adentro


La entrevista

Posted in Periodismo Digital por webadentro en febrero 28, 2008

 Julián Pérez Valdés    lperez@enet.cu 

micro.jpgTal vez para no pocos periodistas de mayor o menor experiencias, pero con determinado recorrido en la profesión, la entrevista -una buena entrevista-, sigue siendo uno de los géneros más difíciles en el quehacer cotidiano.    De ahí que se vea con asombro cómo cualquiera cree que puede hacer una entrevista y, lo que es peor, algunos jefes de información envían a los primerizos con cuatro preguntas y una grabadora a realizar determinada entrevista como si eso fuera coser y cantar.    Gabriel García Márquez, sobre nuestra profesión resaltó en una oportunidad: “Otra cosa que me preocupa de las entrevistas es su mala reputación de mujer fácil. Cualquiera cree que puede hacer una entrevista, y por lo mismo el género se ha convertido en un matadero público…”    Y agregó: “El entrevistado tratará siempre de aprovechar la oportunidad de decir lo que quiere y –lo más preocupante -, bajo la responsabilidad del entrevistador; el cual, por su parte, tiene que ser muy zorro para saber cuándo le han dicho la verdad”.El juego del gato y el ratón    La entrevista, considerado género maestro, porque en ella está la fuente de la cual se nutren todos los demás, es semejante al juego del gato y el ratón, donde habilidad y destreza son fundamentales.    Este género busca mostrar al público aspectos poco conocidos sobre la personalidad o la forma de pensar de una persona respecto a un tema, lo que hace que el entrevistador, ineludiblemente, deba conocer de antemano con precisión y profundidad, sobre la persona a quien va a entrevistar, pues de esa forma podrá lograr un trabajo de calidad que resulte llamativo, interesante y diferente en relación con otros de su mismo género.   La entrevista debe ser, en la mayoría de los casos, breve y su lenguaje objetivo y directo, ya que el periodista -éste en ocasiones se descuida-, no debe opinar o hacer juicio sobre lo que dice el entrevistado, solo se debe limitar a preguntar, con interrogantes cortas, inteligentes y concretas,  así como cuidar que las respuestas sean claras.  Al periodista le está permitido debatir la respuesta, pero siempre con miras a hacer otra pregunta y dejar clara la posición del entrevistado.  Tipos de entrevistas    Según los especialistas existen tres tipos de entrevistas: De personajes, de actualidad y de opinión.    Entre las de personaje aparecen las de Personalidad (lo que interesa es el entrevistado), Retrato (el entrevistador pinta una imagen lo más cercana posible del entrevistado), y Bibliográfica (relata la vida del personaje, vivencias y anécdotas)    Aquí aparecen también la Psicológica (considerado test psicoanalítico) De declaración (interesa el tema de la entrevista) De ocasión (sobre un tema de actualidad u ocasional) y de pasatiempo (es una charla larga e informal)    En las entrevistas de actualidad se busca la noticia, mientras que la de opinión es la que requiere solo del criterio del entrevistado sobre un suceso o hecho determinado.    Hoy la entrevista no es solo un instrumento de la comunicación social, esta técnica se utiliza en otras ramas del saber como  Sociología, Psicología, la Salud y en Derecho.    En periodismo constituye uno de los géneros más útiles, ya que no solo permite recoger, de primera mano, ideas, opiniones y versiones de los hechos sino, con frecuencia, nos pone en contacto directo con la fuente de la información. El qué y el cómo de la pregunta    La entrevista es un juego de preguntas y respuestas que tiene por objetivo el de exponer, mediante las palabras del entrevistado, hechos, razones u opiniones sobre un tema determinado, de forma que el oyente, televidente o lector, pueda llegar a una conclusión.    De ahí, que para lograr lo que se quiere en cada respuesta sea indispensable saber preguntar y demostrar con ello, en cada entrevista, que el periodista es digno rival en lo  que algunos autores han denominado “noble duelo” entre quien pregunta y quien responde.   ¿Qué pregunto? Es la interrogante que nos viene a la mente cuando incursionamos en las primeras entrevistas de lo que será un largo camino de quehacer periodístico, incluso también le sucede a más de un experimentado reportero cuando, por razones de peso, debe atender a sectores a  los cuales no está habituado.    Llamémosle a ese Qué: contenido de la pregunta, el cual es importante porque refleja una actividad en cuestión y precisamente acerca de ella tratará la pregunta al entrevistado.     En dependencia de los conocimientos que posea o la preparación que logre el periodista acerca del tema o asunto, así será de eficiente ese qué, de ahí que nos exige una preparación mínima indispensable para no llegar a la entrevista, como se dice en el argot popular, en pañales.        Los periodistas nos preocupamos tanto por el ¿Qué pregunto?, que olvidamos el ¿Cómo pregunto?, el cual, es tan o más importante que aquel, en aras de lograr una buena entrevista.   ¿Cómo preguntar?    En la entrevista, como en la vida, los extremos son malos, es decir, que es tan desacertado utilizar las denominadas preguntas anchas como las conocidas por estrechas.    Las preguntas anchas son las que provocan que el entrevistado no llegue a saber exactamente qué es lo que se le está preguntando, incluso ocurre que se quiere hacer una interrogante tan amplia que, sin darnos cuenta, lleva implícita parte de la propia respuesta que pretendemos obtener del entrevistado.    Preguntas estrechas son consideradas aquellas que provocan respuestas, extremadamente, cortas, tales como un nombre, un lugar, una fecha o una sentencia, que puede ser si o no, también incluye una expresión de duda; a no ser que sea eso lo que realmente desee el entrevistador y que de pie a una nueva pregunta.    Se deben evitar las preguntas múltiples, pues se corre el riesgo de que sólo se responda la primera y se obvien las demás, así como tampoco es recomendable utilizar preguntas capciosas, indolentes y maliciosas, pues pueden colocar al entrevistado en determinada posición, que lejos de facilitar entorpezcan el diálogo. Hay entrevistadores a los que les encanta hacer afirmaciones en lugar de formular preguntas, aquí se corre el peligro de que la entrevista deje de serlo para convertirse en debate.    El tiempo casi siempre es oro, por lo tanto es necesario decirle de antemano al entrevistado de cuánto se dispone, para evitar durante la entrevista la imposición de limitaciones de tiempo con frases como: “Brevemente, quisiera…”, “En su forma más simple…”, “Si usted tuviera que definir en un minuto…”, o la palabra “Finalmente”, que por cierto de utilizarse debe ser una sola vez.    La entrevista debe ser un hecho espontáneo y aunque el tema puede ser discutido de antemano las preguntas nunca deberán ser facilitadas por  adelantado, de lo contrario parecería todo arreglado.      En la misma medida que el entrevistado se sienta “sorprendido” por la pregunta ocurrirá así para el oyente, el lector o el televidente y de ahí depende en parte el éxito del trabajo periodístico.    Es importante que el entrevistador siga “al pie de la letra” el hilo de la entrevista, ya que el propio diálogo puede servir para hacer nuevas preguntas no concebidas de antemano.    La mejor pregunta es aquella que menos se hace y donde se solicita opinión, juicio, razón sobre determinado aspecto, tema o asunto. ¿No fue con ese objetivo que acudimos hasta él? ¿Por qué entonces divagar?    Según José A Benítez, en Técnica Periodística: “Un viejo manual de periodismo expone que sólo a los jueces y a los periodistas les es lícito preguntarlo todo; pero el juez tiene autoridad para exigir la respuesta y el periodista ha de obtenerla por habilidad al preguntar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: