Web Adentro


¿Miedo al chat?

Posted in Comentario por webadentro en febrero 27, 2008

chat.jpg

 Adonis Subit Lamit       asubit@gmail.com

No son pocos los medios de comunicación que evitan o retiran los Chat de sus publicaciones online alegando falta de control o supervisión, y que además constituyen cargas para los proveedores de Internet. Son aquellos que tienen miedo a que los usuarios de los Chat se embarquen en conversaciones que nada tienen que ver con el perfil editorial del medio que brinda el soporte. Numeroso también es el grupo de los que argumentan no interesarles implementar o sostener una herramienta tecnológica que aglutine a una comunidad virtual de comunicación para que algunos lo conviertan en un espacio crítico contra el propio espacio.

¿Por qué ver la copa mitad vacía y no cambiar la perspectiva y verla mitad llena?

  Como regla general y comprobadamente cierta, la primera herramienta de comunicación en la Red es el correo electrónico o email. También es cierta y comprobada la utilidad del chat, como la segunda herramienta tecnológica para la comunicación, y en ese contexto un medio para el desarrollo de objetivos de carácter social, político, educativo, académico, etc.

  El chat es un gran centro de reuniones virtual en el que usuarios de todas partes del mundo pueden charlar. Las conversaciones son en tiempo real; los usuarios entran con un nick o apodo, por el que son reconocidos por el resto de la comunidad. El término proviene del idioma inglés y significa conversación ligera e informal (Diccionario Webster, 1959). Al ser definido como una conversación que se produce por medio de la computadora, se entiende que se da la participación de al menos dos personas ubicadas en dos sitios geográficos distantes que intercambian mensajes de forma simultánea (Trancredi, 2004).

  Aunque para muchos es un recurso electrónico para el ocio y el entretenimiento, la realidad es que el chat es una valiosa herramienta social, política y educativa.

  El fenómeno “chat” se extiende por el planeta a una velocidad impresionante. La Internet tiene más de cinco mil sitios para conversar en los principales idiomas. Algunos son pequeños y pueden hospedar 50 personas, pero hay otros que pueden dar servicio hasta tres mil usuarios al mismo tiempo, sobre todo en horarios pico. Por su parte, el principal servicio gratuito de conversación simultánea (llamado ICQ) ya pasó los 500 mil usuarios. Es muy posible que estos servicios crezcan tanto como los servicios gratuitos de correo electrónico.

Para dar un ejemplo, solamente Hotmail, el servicio de correo de Microsoft, reporta actualmente 50 millones de usuarios. El chat es un desafío y una gran posibilidad de acceder a un viejo sueño de la humanidad, como es la comunicación global, porque requiere de una computadora personal (PC) y una conexión a Internet.

  Estos datos nos sirven para reflexionar en que si no aumentamos este tipo de espacios en Internet para poder nosotros influir en la opinión pública internacional, los usuarios del mundo, que incluye a los que quieren información acerca de Cuba, seguirán utilizando los servicios internacionales, que cada vez toman más espacio, con la visión extranjera de todos los puntos de vistas cubanos excepto los que nos interesa proyectar a nosotros. Necesitamos influir en el pensamiento universal y para eso es vital generalizar esta herramienta.

  Tal es el fenómeno de los chat que tiene preocupados a psicólogos, especialistas en comunicación, sociólogos, a los expertos en mercadotecnia, que ven cómo las personas abandonan la televisión para pasarse las horas conversando en Internet. Cada vez son más frecuentes los comentarios de alarma frente a todo tipo de anécdotas, por ejemplo, sobre personas que pueden mantenerse en el “chat” durante horas y horas mientras trabajan. Si ya sabemos que las personas crean adicción a este tipo de herramientas, lo más correcto no es censurarlas, sino aprender a utilizarlas para dar la batalla ideológica que se nos pide y se espera de nosotros.

  Los expertos en interactividad manifiestan que la causa del auge de las conversaciones vía Internet tiene que ver con un problema fundamental de las formas de vida urbanas de las grandes ciudades del mundo en la actualidad: las grandes deficiencias en los niveles de comunicación interpersonal, institucional y masiva. Y este es precisamente el punto en donde el chat aparece y cobra importancia. El chat nos permite eliminar distancias geográficas, pero también otro tipo de distancias, como las afectivas e intelectuales.

  El chat, al borrar prácticamente las barreras y prejuicios derivados de las “apariencias”, permite una comunicación más libre, y a veces, más cercana, en mucho menor tiempo del “normal” y con muchas facilidades “logísticas”. Con las ventajas y desventajas del anonimato (voluntario, pero generalizado en el chat), es posible intercambiar puntos de vista sobre todos los temas, incluyendo aquellos considerados difíciles. Por estas razones, el riesgo del chat es más de tipo afectivo que informativo. No creemos que en el chat las personas estén expuestas a información más perniciosa de Cuba de la que reciben por todos los medios de comunicación masiva, institucional e interpersonal a su alcance, en particular, la TV y la prensa escrita. Pero sí sabemos que una persona que no tiene satisfechas sus necesidades básicas de comunicación es altamente vulnerable en el chat, en cuanto a sus sentimientos, emociones, actitudes y expectativas frente a los demás. Creemos que la solución no es prohibir el chat ni censurarlo porque dejaríamos a los “lobos” la posibilidad de manipular estas mentes. Lo importante es mejorar la calidad de la comunicación en nuestra vida cotidiana con el exterior, fundamentalmente en temas difíciles, pero siempre con nuestra visión de las cosas, con intención. Con ello podemos prevenir los problemas y riesgos mencionados, y evitar que el chat se convierta en un mecanismo compensatorio que para nada corresponde con nuestros intereses.

  Sin embargo, existen aún muchos prejuicios para la utilización de este método como herramienta de trabajo.

  Comprendemos que una de las desventajas es la incertidumbre sobre el tipo de persona con la que un usuario pueda tener interacción, ya que no todo el que entra a una sala de Chat, lo hace con un fin serio, algunos tratan de sabotearte el chat colocando elementos que nos perjudican, no obstante debemos tener en cuenta que, si bien se accede en forma anónima, si es necesario, se puede llegar a saber perfectamente quién es quién en cada caso y bloquearlo para que no entre otra vez.

  Repito, creo que la censura y la prohibición no son la solución, porque con ello solamente estamos atacando los síntomas de ese tipo de problemas.  Para nuestra búsqueda e investigación y para difundir por el mundo la verdad de este país podemos y debemos utilizar los chat.  Debemos saber cuál es nuestro objetivo y buscar el interlocutor que sirve a nuestro interés sabiendo llevar la conversación al terreno buscado. Es decir, si buscamos hablar acerca de los Cinco cubanos presos en Estados Unidos por luchar contra el terrorismo, entonces, debemos buscar a alguien que viva en alguno de los Estados donde están recluidos, si tiene algún elemento que nos una, como idioma u otro, mejor, y una vez establecido el contacto poco a poco entrar en el tema. Debemos saber de antemano que la mayoría de las veces los primeros contactos son de socialización, depende de nuestra propia habilidad de comunicación el mantener la conexión llevando la conversación al objetivo buscado. Debemos a medida que la conversación fluye armar una estrategia según el interlocutor. Es un trabajo estratégico de comunicación. Es importante tener en cuenta, los temores de cada individuo inmerso en la sociedad receptora. Recordar que lo único tangible es el mensaje, del mismo depende entonces, la primera impresión que ofrecemos a nuestro interlocutor. Por eso, después de establecido el contacto es preferible la comunicación vía email porque podemos escribir en forma más analítica lo que se quiere transmitir y lo que realmente se está buscando sin crear susceptibilidades a la otra parte. Ya ese es uno que tenemos a favor, porque lo logramos sacar del chat para vincularlo a una comunicación más personalizada por correo. Es seña que prendió nuestra comunicación y despertó un interés en esa persona. Ese es el espacio que debemos ir ganando, y no tenerle miedo al debate.

  Puede tenerse la seguridad que si se presenta y se utiliza esta herramienta con la inteligencia que se requiere y como corresponde, se logrará manejar la situación y, en la casi totalidad de los casos, resultará sumamente fructífera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: